translation missing: es.general.skip_link

translation missing: es.cart.your_cart

translation missing: es.cart.empty_html

Como hacer polvo de naranja con la magimx.

Como hacer polvo de naranja con la magimx.

La piel de naranja pulverizada es un ingrediente básico en nuestra despensa  que agradeceréis un montón tener siempre a mano`y no os imagináis lo sencillo que es de elaborar. 

Si conseguís naranjas o cualquier otro cítrico ecológico no dejéis de hacerlo y tendréis un aromatizante intenso y delicioso siempre en la despensa.

Piel de naranja deshidratada

Ingredientes para hacer piel de naranja pulverizada

  • Naranjas ecológicas 

Elaboración de la piel de naranja pulverizada

  1. Comenzamos lavando las naranjas y retirando la piel, con cuidado de no coger mucha de la parte blanca. Si tenemos deshidratadora la colocamos en ella y la programamos para secar la piel lentamente. Nosotros hemos usado la deshidratadora WMF. Si no disponéis de ella, colocáis las pieles en un plato cerca de la ventana y la dejáis hasta que estén duros.
  2. Cuando ya  las pieles  están totalmente secas y deshidratadas nos queda pulverizarlas, bien en el molinillo de semillas de nuestro blender Magimix o en la cubeta pequeña del procesador. Si hacemos muy poca cantidad es mejor hacerlo en el molinillo del blender.
  3. Una vez lo tenemos triturado bien fino lo guardamos en un bote hermético donde se nos conservará meses.

¿En qué lo podemos utilizar? 

Es perfecto para aromatizar leches vegetales, tortitas y por supuesto todo tipo de pasteles y postres de chocolate. Hay que tener en cuenta que su sabor es muy intenso, mucho más que si utilizamos la piel fresca del cítrico. 

 

Seguir leyendo

Pesto de aguacate y kale en la Magimix

Pesto de aguacate y Kale hecho en la CookExpert de Magimix.

Helado de limón en la Cooexpert

Helado de limón en la Cooexpert

Tartaletas de moras y crema de avellanas con el procesador de la CookExpert

Tartaletas de moras y crema de avellanas con el procesador de la CookExpert

Comentarios

Escribe el primer comentario